Nos complace seguir publicando más entrevistas a diferentes perfiles relacionados con el laúd (músicos profesionales, profesores, sociedades, luthiers) con la principal intención de dar a conocer el impacto de la COVID en este segmento particular del sector de la música.

Espero poder ayudar a dar a conocer la situación y dar más visibilidad a un segmento muy reducido de un sector del que se habla poco.

Si estás interesado en dar a conocer tu punto de vista, tus iniciativas o las dificultades que han sobrevenido, no dudes en contactar conmigo.

Ariel Abramovich fue uno de los primeros laudistas en responder a nuestras preguntas. Y estamos encantados de poder contar con él para esta entrevista.

Ante todo, gracias Ariel por compartir tu experiencia durante estos tiempos complicados.

La pandemia en Europa nos acorrala a todos más o menos en torno a marzo de 2020, ¿en qué situación se encontraba la sociedad y qué recuerdas de los primeros momentos?

La pandemia me pilló de gira por Canarias y Madrid, a punto de viajar a Francia justo al día siguiente del decreto del estado de alarma en España.

Recuerdo la sensación de irrealidad, el desconcierto ante la información contradictoria que llegaba y la vergüenza ajena ante las primeras exhibiciones de inhumanidad de muchos, acaparando papel del wc y escenas similares de miseria humana.

... a las pocas semanas, las restricciones se vuelven cotidianas y todo apunta a que pasaremos varios meses con una actividad muy limitada, primero, y con severas restricciones después. ¿Cómo impacta esta situación en tu planificación y tus proyectos?

Literalmente, mi actividad laboral se anula completamente.

Toda la agenda se va cayendo, desde marzo. El impacto económico ha sido brutal, llevándome a una situación similar a la de la crisis económica de hace unos años, con el añadido de todo lo otro que venimos viviendo desde el inicio de la pandemia.

De todos modos, encontré la motivación para estudiar a diario, cosa que me mantuvo más o menos sano, psíquicamente hablando.

Tras esas primeras semanas de shock, comienzan a aparecer formas alternativas de continuar la actividad de manera no presencial, ¿qué iniciativas, ideas, proyectos encuentras en ese momento para continuar con tu actividad?

Ninguna. No creo que la música deba o pueda ocurrir sólo a través de una pantalla.

Hay un montón de cosas que NO ocurren en un streaming, o en una clase por zoom o, si me apuran, en una consulta médica por teléfono.

La presencia, la puesta del cuerpo, es esencial en lo que hacemos y en una serie de actividades de nuestra especie.

¿Consideras que las nuevas formas de trabajar que surgieron en el 2020 serán permanentes? ¿En qué grado crees que continuarás desarrollando actividades de esa manera?

No creo que existan nuevas formas de trabajar. La virtualidad ya existía y en nuestra actividad sólo puede jugar un papel complementario.

Insisto: determinado hecho musical es sólo posible en vivo y directo. Luego están las grabaciones en todas sus variantes, que es otro hecho artístico distinto y complementario.

Yo no puedo ni quiero reforzar la idea de que lo que hacemos puede hacerse desde casa, con un micro de 200 euros y mendigando aportes voluntarios por paypal.

Entiendo que la necesidad haya empujado al sector a hacerlo, pero ya sabemos que los conciertos son seguros, son necesarios y no hay ninguna razón para que dejen de existir.

En general, aunque de manera quizás más acusada en España, se ha puesto el foco en las dificultades de ciertos sectores ante la COVID, como el caso de la hostelería, pero considero que la música ha sido el gran olvidado. ¿Qué has echado en falta durante este tiempo respecto a las instituciones o a la sociedad? ¿Crees que podrían haberse hecho las cosas de forma diferente?

La sociedad no es responsable de sostener a un colectivo específico de trabajadores en un momento así.

El Estado, las instituciones en las que-supuestamente- delegamos la responsabilidad de hacerlo, sí.

En cuanto a las instituciones, fueron absolutamente coherentes con el trato que siempre nos dispensan: fuimos ignorados una vez más.

Pero lo más triste fue ver las debilidades de un colectivo que no se organiza, no tiene una estructura sindical, no es solidario ni responsable con sus compañeros/as.

Penoso ver a colegas “actuando” en rrss, celebrando inexistentes éxitos, contando likes en FB y YT, mostrando cómo hacían pan con masa madre o flexiones de brazos, mientras su profesión literalmente desaparecía.

Un año después... ¿cómo se plantea el 2021 para ti? ¿de qué manera se ha recuperado la actividad pre-covid?

Empecé el año con bastante actividad, que en principio parece “regularizarse”.

Esperemos que no se normalice el absurdo de los conciertos online y que, con todas las medidas de seguridad que ya se sabe funcionan, podamos sencillamente seguir viviendo.

¿Puedes hablarnos sobre qué proyectos tienes en marcha y también cómo podemos apoyar tu actividad?

Acabo de grabar el segundo disco de mi ensemble, “Armonía Concertada”, que comparto junto a la soprano María Cristina Kiehr y al que se ha incorporado el tenor Jonatan Alvarado.

Se trata de un disco dedicado a la música de Josquin, desde la perspectiva de los vihuelistas. Una forma totalmente novedosa de abordar la polifonía del “maestro de las notas”, siempre desde una posición respetuosa y con rigor académico.

Además de comprar el disco, hay muchas formas de apoyar nuestra actividad: venir a los conciertos, seguirnos en las rrss (que sirven para visibilizar lo que hacemos, justamente), ayudar a difundir lo que vamos haciendo entre los contactos, etc.

Gracias Ariel por tu tiempo, una vez más, y te deseamos lo mejor para los tiempos que siguen. Cuídate.

Me gustaría recordar el canal de Youtube de Ariel, donde podéis encontrar toda la información sobre su actividad.

Y también ese video reciente en el que los especialistas argentinos en música antigua Jonatan Alvarado y Ariel Abramovich exploran un hermoso y misterioso manuscrito musical compilado en el noroeste de Guatemala a fines del siglo XVI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.